martes, 8 de septiembre de 2009

Integral de la Sierra del Cuera




Saliendo desde el precioso y solitario pueblo de Buda y llegando al pico Turbina. Ver el mar, toda la costa llanisca y ver los Picos de Europa a la vez, es díficil conseguir esta sensación.

Una sierra todavia salvaje, sin domesticar, con terreno karstico muy complicado, con profundos y afilados jous.

Realizada el día 3 de octubre de 2009


Sierra del Cuera

Concejos de Cabrales, Llanes, Peñamellera Alta, Peñamellera Baja, Ribadedeva.

Por la Carretera Nacional N-634 de Ribadesella a Llanes o por la Regional AS-114 de Cangas de Onís a Panes. Otra figura de protección es que ha sido declarado parcialmente Lugar de Importancia Comunitaria del Río Purón.

El Paisaje Protegido de la Sierra del Cuera se sitúa en el extremo oriental de la región, formando un cordal litoral de casi 40 km de longitud que se inicia en el Sella y prosigue a escasa distancia del mar hasta el final de la región en el Deva. Del Paisaje Protegido ha quedado excluido el sector occidental de la sierra, entre el río Bedón y el Sella.

El Cuera hace de límite entre los concejos situados al norte, Llanes y Ribadedeva, y los situados al sur, Cabrales, Peñamellera Alta y Peñamellera Baja. Todo su perímetro es recorrido por carreteras de cierta importancia: al norte la N-634, que recorre la rasa llanisca, y al sur la Regional AS-114, que recorre el valle del Cares por el surco prelitoral. Las comunicaciones transversales son sin embargo difíciles y se limitan a vías situadas en ambos extremos del ámbito considerado: la N-621 que une por el este los concejos de Ribadedeva y Peñamellera Baja y la Regional AS-115 que por el oeste une Llanes con Cabrales a través del Altu de Ortigueru.

La sierra del Cuera constituye sin duda el elemento que en mayor medida contribuye a definir el paisaje y organizar el espacio del extremo oriental de Asturias. Se trata de una barrera montañosa situada a apenas seis kilómetros de la costa, lo que reduce sustancialmente las rasas costeras y limita el poblamiento del litoral. Su carácter infranqueable delimita dos espacios geográficos que han tenido diferente evolución histórica y social: la marina llanisca y lo que se ha denominado el trascuera, cuya única relación posible ha sido durante siglos a través de los pastores que compartían el uso de los altos pastos calcícolas.

El núcleo central de la Sierra del Cuera está formado por calizas paleozoicas sometidas a un modelado kárstico muy intenso. La plataforma superior del Cuera es un mosaico de lapiaces, dolinas, uvalas, poljés, valles ciegos, simas y un sinfín de formas kársticas que a veces hace imposible una andadura de ademanes naturales. Sólo en las partes bajas de ambas vertientes aparecen algunas áreas cuarcíticas, más importantes en la vertiente septentrional, donde se prolongan en las anchas sierras planas de la rasa. El único poblamiento reseñable se sitúa sobre la vertiente meridional, menos abrupta. Al norte, la pendiente del cordal no permite localizar caserío alguno y la población se concentra casi por completo sobre las rasas costeras. Sólo la aldea de El Mazucu se atreve a asomarse a las primeras estribaciones siguiendo la hendidura de La Tornería.

A primera vista, desde la rasa costera llanisca el Cuera aparenta ser una muralla de blancas calizas desprovistas de vegetación. La fuerte pendiente de la vertiente septentrional, la intensidad del pastoreo y los reiterados incendios han terminado por desvestir el roquedo de cualquier tipo de cubierta vegetal. Sólo a retazos pueden observarse densos matorrales de aulaga (Genista hispanica subsp. occidentalis) y algunas avellanedas. El arranque de la ladera está ocupado en muchos puntos por un castañedo secular que debió ser en tiempos muy productivo, pero que actualmente se encuentra envejecido y en progresiva decadencia, probablemente debido a las enfermedades fúngicas propias de un microclima extremadamente húmedo. Sin embargo, rebasada la primera línea de cumbres el Cuera se abre a estrechos valles, ciegos en muchas ocasiones, que albergan un sinfín de praderas y brañas orladas de fresnos, arces y espineras. El valle más ancho y productivo desde el punto de vista ganadero es sin duda la Llosa de Viango que constituye probablemente uno de los mayores poljés de la región, una enorme cubeta en la que se han acumulado los residuos arcillosos insolubles procedentes de la caliza previamente disuelta, dando lugar a una llanura de difícil drenaje y fácilmente inundable.

En las laderas por encima de la Llosa de Viango y casi hasta la cumbre más alta de la Sierra, el Pico Turbina, se sitúa la masa boscosa más extensa de la sierra: un hayedo eútrofo orientado al norte, que recoge las frecuentes nieblas que impelidas desde el océano no logran rebasar el cordal.

Hacia la vertiente meridional el relieve se suaviza y brañas y prados alternan con áreas de matorral, bosques de encina (Quercus ilex) y en las áreas más bajas, de litologías silíceas algunos retazos de carbayedas oligótrofas y rebollares.

Entre la flora protegida debe destacarse, además de la ya mencionada encina (Quercus ilex), el helecho macho asturiano (Dryopteris corleyi), que crece en algunas áreas de brezal sobre sierras silíceas al pie de la vertiente septentrional del Cuera, y el helecho de los colchoneros (Culcita macrocarpa) también presente en este espacio.

La fauna de mayor interés observable en el Cuera es sin duda la correspondiente a los diferentes grupos de rapaces diurnas como el azor (Accipiter gentilis), el halcón peregrino (Falco peregrinus) o el buitre común (Gyps fulvus) que son moradores habituales del área. Tampoco es rara la presencia de alimoche (Neophron percnopterus) o águila real (Aquila chrysaetos), nidificantes en la zona o procedentes de las vecinas estribaciones de los Picos de Europa.

Unas fotos de la travesia desde el Pueblo de Buda al Pico Turbina.

Para dormir y disfrutar de una magnifica estancia:

Caserio de San Pedro
Atienden dos estupendas personas: José Manuel Amieva y Maria Paz Cueto
Pueblo de Caldueño
http://www.elcaseriodesanpedro.com/
33507 Llanes
Tel: 985 406 213
Móvil: 608 471 174

Casona de Alevia
Alevia
Preguntar por Goyo, el dueño, entrañable persona.
Casona D'Alevia
Alevia s/n
33579 Alevia
Peñamellera Baja (Principado de Asturias)
Tlfn.- 00 34 985414176
Fax.- 00 34 985414224
alevia@casonadalevia.com
http://www.casonadalevia.com/









La segunda parte de esta ruta (Alevia - Braña del Oso - Arangas) fue realizada el dia 24 de abril de 2010, en compañia de Roberto y Javier. Hacer la Sierra del Cuera en un día creo que esta al alcance de muy pocos, volveremos para dormir a los pies del Turbina (o Pica Turbina) y hacerlo en dos etapas.

Una fotos, decir que el trato recibido por parte de Goyo de la Casona de Alevia fue excelente, muy recomendable.





















3 comentarios:

Miguel Bueno dijo...

Cuidado con les escares. Feliz travesia. Os acompañaré desde Pacanda.
Piedra

turbina dijo...

Gracias Miguel, los escares son enormes sobre todo en la zona del Peña Blanca, sigo sin saber ubicar a Pacanda, yo me contarás.

un abrazo

Miguel Bueno dijo...

Me alegra que saliese la ruta al Turbina, cuando la primera vez lo intenté desde Viango, los escares (lapiaz muy profundo) nos hizo volver; después subí por la cara sur y es un paseo.
Pacanda es de mi invención, pero si quieres otearlo pasa por Piedra.
Ahora a disfrutar de la nieve que falta hacía.
Expresiones
Piedra