jueves, 28 de enero de 2010

Dos nuevas estrellas en el cielo. Juanjo y Dani Rodrigo vigilan nuestros pasos por la montaña



Este pasado mártes fallecieron trágicamente dos hermanos montañeros en la cara Sur del Pico Curavacas en Palencia. Ambos eran foreros de http://www.foropicos.net/ y excelentes personas. Este sentido homenaje de esta entrada va por ellos.

Por favor guiar nuestros pasos en el monte.

Descansar en Paz hermanos,

Los hermanos se habían ganado el cariño de la comunidad montañera por su solidaridad y buen humor


Juanjo y Dani tenían mucha suerte porque compartían una pasión. A los dos hermanos les gustaban las cumbres y su viento gélido, las extensiones infinitas blancas y azules y escuchar su respiración en el silencio de la montaña. Juanjo, de 35 años, era el más experimentado. Frecuentaba los Alpes, practicaba escalada y compartía información técnica con todo aquel que necesitase ayuda. Dani era el vacilón. El irreverente. El alma de esas fiestas montañeras que hay en los pueblos de piedra incrustados en las cordilleras. Pero serio como el que más en los momentos delicados.

Los dos hermanos conocían bien los Picos de Europa y la montaña palentina porque sus padres son naturales de esa provincia castellanoleonesa y allí tienen una casa. Pero ellos eran del bilbaíno barrio de Santutxu. Juanjo estudió Ingeniería en la capital vizcaína y hace unos tres años se marchó a Barcelona por motivos laborales. Allí vivía con su novia y continuaba alimentando su pasión por la montaña.

Cada mes y medio solía juntar unos días de descanso. A veces, volaba a Ginebra y allí se encontraba con Jaime, compañero de ascensiones que vive en Reino Unido, para enfilar algún pico de los Alpes. También frecuentaban Pirineos y, cuando el tiempo era ajustado o los fines de semana no permitían salidas, el destino era la roca de Montserrat, donde escalaba. Tenía «mucha resistencia», dicen quienes le conocían. Había hecho atletismo, pero la montaña era su verdadera vocación. «Su pasión», dicen sus amigos. «Y era muy bueno».

Dani, a sus 26 años, seguía los pasos de su hermano y formaba parte del Club Alpino de Bilbao. Incluso había vinculado su afición con su actividad laboral porque durante casi tres años estuvo trabajando en Iris Sport, tienda bilbaína especializada en este deporte. Allí adquiría material técnico a buen precio y se lo enviaba a su hermano por correo a Barcelona. «Era la alegría de la tienda», recuerdan sus ex compañeros de trabajo aún sin dar crédito a la fatalidad. «Estaba de broma todo el rato. Majísimo. Y el trato con los clientes... excelente».

Buen nivel físico

El dueño del negocio, José Bañales, confirma que «estaba enamorado de los Picos», aunque no era la única zona que conocía. «Este verano había estado en el Mont Blanc. Tenía un buen nivel físico». Aunque Dani había dejado la tienda hace más de un año mantenía el contacto con su ex jefe y con sus ex compañeros, Fernando e Itziar. De hecho, iba a regresar para trabajar los fines de semana «de refuerzo». Durante el último año «estuvo en una troquelería, porque era mecánico ajustador. Pero cerró y ahora estaba en el paro».

La condición de montañeros militantes les unió a decenas de deportistas en la página web donde se intercambia información sobre los Picos de Europa (foropicos.net). Allí mantenían sus personalidades. Juanjo «se desvivía» por ayudar a todo aquel que lo necesitase, que requiriese cualquier información técnica para afrontar una ascensión. Dani, fiel a su estilo, era el «irreverente», dicen con cariño los compañeros de ascensiones que ayer humedecían los teclados de sus ordenadores. «Siempre estaban dispuestos a ayudar, en lo que fuese».

Nadie se cree aún que haya sido la montaña, a la que tanto amaban, la que les ha quitado la vida. Muchos, como lenitivo, tratan de ver poesía en morir haciendo lo que más les gustaba, mientras otros lamentan que ese viaje a los Alpes programado para este verano ya nunca ocurrirá. Pero no se olvidarán de los dos hermanos. Porque ahora «dos estrellas están allá arriba velando por nosotros».



Fuente: http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20100128/pvasco-espana/deportistas-experimentados-siempre-dispuestos-20100128.html



4 comentarios:

sherpa dijo...

Gracias por la información Turbina, que gran pérdida!!!

turbina dijo...

De nada Sherpa.

Y las circunstancias son todavía más dolorosas, debió de ser una noche terrible.
A uno de lo hermanos le alcanzo la avalancha de hielo, a el mayor también pero quizás menos pues fue el que llamo a los equipos de rescate. No tenian material para soportar un vivac a esa temperatura (-12º). El mayor no abandono al pequeño. Murieron congelados con bastante seguridad.
Descansen en paz.

Vir dijo...

hola, soy amiga de Dani, una de sus amigas de Madrid, amiga de Villacorta, el pueblo de su padre en León donde a él tanto le gustaba ir...muchas gracias por la entrada...la verdad es que me sigue pareciendo mentira todo lo que ha pasado, ayer en la misa era increible ver a toda la gente que les queria. Todavía no me creo que esto haya pasado...

José Temes dijo...

La muerte siempre es un hecho terrible, pero aún lo es más cuando los desaparecidos son miembros de la misma familia. Aunque por mi edad y experiencia estoy curtido en buenas, pero también malas noticias de la montaña, donde he perdido a más de un compañero, un final con balance tan triste como el del suceso del Curavacas es difícil de sobrellevar, aunque uno no conociese personalmente a las dos víctimas. Pobres padres, ¡qué dura prueba les ha puesto el destino! - JT